El corrector rojo

En mis cada vez menos ratos de paz y tranquilidad a veces me gusta aprovechar el tiempo en autoexplorarme yéndome al que una vez fui, y casi siempre acabo reconociéndome en mi poemario Baghdad, que para algo fue el primer libro que publiqué. Sufriendo este clima de confusión y necesaria redefinición de conceptos he tenidoSigue leyendo “El corrector rojo”