El corrector rojo

En mis cada vez menos ratos de paz y tranquilidad a veces me gusta aprovechar el tiempo en autoexplorarme yéndome al que una vez fui, y casi siempre acabo reconociéndome en mi poemario Baghdad, que para algo fue el primer libro que publiqué. Sufriendo este clima de confusión y necesaria redefinición de conceptos he tenidoSigue leyendo “El corrector rojo”

Un país sin alma

Hoy, lunes (dice por ahí una ecuación absurda que a un psicólogo británico se le ocurrió allá por el año 2005 que hoy estamos en el dichoso Blue Monday, ni más ni menos que el día más triste del año), estaba atendiendo mis labores diarias como habitualmente hago. Sin embargo, no he podido evitar pararmeSigue leyendo “Un país sin alma”