Los cuatro jinetes del Apocalipsis

“Era mi intención desde que inauguré este sitio no ser el único que escribiera en él, sino aunar los esfuerzos de mucha gente con sensibilidad profunda y fuerza para luchar contra lo que nos viene, y hoy inaugura el espacio de colaboradores una amiga llamada Blanca con un texto maravilloso que con alegorías fantásticas y en ocasiones incluso fantasmagóricas ha sabido reflejar esta lucha que incluso antes del covifascismo empezó, una lucha que no es ni más ni menos que la pugna sin cuartel entre la luz y la oscuridad, en la que parece que llevamos las de perder, pero más le valdría a la sombra no relajarse, pues el tiempo y el hastío siempre nos acaban haciendo más fuertes que ella. Te felicito enormemente amiga Blanca por el buen trabajo realizado”

Vuelven a cabalgar de nuevo, bajo estas formas: MASCARILLA, VACUNA, MISERIA e IGNORANCIA. MISERIA, reflejada en LAS COLAS DEL HAMBRE. IGNORANCIA cuando ves a una persona sin mascarilla, sin mascarilla con EXENCIÓN MÉDICA pero tu no le hablas, no te comunicas con él, le atacas, le atacas, le atacas, le atacassssss.
Vuelven a cabalgar, si aprovechándose de tu mente, siendo poseído por ellos. Sólo una
palabra entra en tu mente: VIRUS VIRUS VIRUS VIRUSSSS. Estás delante de tu televisor, virus,
virus, virus, virusssss. Ves tu casa, tus muebles, ves a tu compañera, virus, virus, virus, virussss.
Pero cada vez te atrapa más. Los JINETES DEL APOCALIPSIS se sientan a tu lado, sigues viendo
la televisión hasta las cuatro las cinco las seis de la madrugada, virus, virus, virus, virus, virussss y
televisión, televisión, televisión, televisiónnnnn. Y mas televisión, televisión, televisiónnnn y más
virus, virus virus, virussss.
Te levantas solo ves virus, virus, virus, virus, virussss. Te tocas la mascarilla, miras
fijamente virus, virus, virus, virus, virussss.
Te vuelves a tocar otra vez la cara y te acuerdas de que tienes otra mascarilla, te la pones. Te
ahogas, te ahogas, te ahogas pero el virus, lo han dicho en la televisión, la televisión es DIOS,
obedece te susurran los Cuatro Jinetes del Apocalipsis. Virus, virus, virus, virus, virussss.
Pero no ves los NEGOCIOS CERRADOS, el autónomo que se suicido la semana pasada.
Era el frutero al que le comprabas pero ahora compras on-line, virus, virus, virus, virus. Tampoco te fijas en la MANIFESTACIÓN, que pasa a tu lado 500, 2000 despidos que importa el número mas
miseria, miseria, miseria, miseria. Ni siquiera ves la línea de PERSONAS PIDIENDO COMIDA
que no pueden comer, tenían negocio otros trabajo ahora solo tienen miseria, miseria, miseria.
Virus, virus, virus,…
De repente amenaza, peligro, muerte. Una persona se saca un inhalador o un ansiolítico que
más da. Te habla alguien al oído es el Jinete Ignorancia: Ataca, ataca, ataca. Es la muerte, te matará.
No miras su dolor, sus ganas de quitarse la vida, su edad, no miras nada y le atacas, le atacas, le
atacas. Te da una razón pero no, te vuelve a susurrar el Jinete Ignorancia: Es un irresponsable y hay
que darle una lección, ataca, golpea, ataca…. Se aleja ahogándose y tu sonríes, te sientes muy
orgulloso, has sido un BUEN CIUDADANO.
Vuelves a casa, orgulloso de tus dos mascarillas y piensas sí me pongo otra. Te tropiezas con
un buen amigo, te da información pero no le crees. Le insultas, le retiras la palabra, cuando se va
escupes en el suelo. Te susurra otra vez el Jinete Ignorancia: Es un negacionista, un enfermo mental,
tratale con pena, pues no sabe lo que hace.
Y llega la noche y lo mismo, hasta que oyes una noticia, una palabra, VACUNA, VACUNA,
VACUNA, VACUNAAA.
Vacuna, vacuna, vacuna, vacunaaaa y te vacunas. Despiertas pero tu mundo no es tu mundo.
Oyes risas y risas pero no son humanas. Son los Cuatro Jinetes del Apocalipsis cabalgan entre
truenos en una noche sin fin y tu eres arrastrado por sus cabalgaduras en medio de una noche
infernal de rayos y truenos.
Mientras abajo en una fría sala de espera tu compañera recibe una caja y una frase: Muerto
por covid. Pero tu compañera empieza a preguntarse, a cuestionarse. Ya se cuestionaba todo cuando
tu alma fue poseída por los Cuatro Jinetes del Apocalipsis pues todo era virus, virus, virus, virus,
virussss. Ni te distes cuenta de que ella, tu compañera estaba perdiendo su vida, su alegría por tu
obsesión covid. Y ahora solo oyes sus risas atronadoras mientras tu compañera se desgarra el alma
en el hospital.
Pero que más da que os lo digan una y ora vez, que mas da el autónomo suicidado, que mas
da el anciano abandonado, que mas da el sin techo que más da, que más da la vida solo virus, virus,
virus, virus, virus y muerte, muerte, muerte.
¿O APAGAS LA TELEVISIÓN VIVES Y CONSTRUYES Y HACES TRIBU?

María Blanca Ochoa de Aspuru Gutiérrez

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: