El adolescente

Cuando decidí empezar a escribir en mi propio blog, cosa que me ha llevado su tiempo, sabía que tenía mucha tela que cortar a la hora de disertar sobre muchas cuestiones que tocan a este mundo perdido. El escritor al fin y al cabo es alguien que desde que su vocación empezó a brotar estaba condenado a sufrir por no haber hecho un texto lo suficientemente bueno, por tener un mundo interior más profundo de lo normal que casi nunca es comprendido, por la insistencia de nuestra gente alrededor diciéndonos que la escritura no tiene futuro, y por los tabúes sociales sobre los que pensamos y repensamos a la vez que a la inviolable libertad de expresión le meten los tijeretazos que tanto pueblo como poder consideran oportunos. Escribir es caminar en mitad de una línea de fuego, a la vanguardia de la guerra silenciosa, siendo conscientes de que estaremos en perpetuo peligro.

Hoy quería compartir algo diferente a lo que usualmente escribo. Un poema publicado en mi poemario Baghdad estimulante para esta época en la que estamos necesitados de adolescentes que tomen la calle y reivindiquen sin miedo lo que es suyo. La poesía, ese género que nace del alma y hace explotar nuestro cuerpo entero por todas sus cavidades como si fuera un volcán, volverá, como siempre vuelve cuando no quedan ya más lágrimas que llorar.

Cuando el corazón se ablanda, amigo mío, es cuando estamos vivos.

El adolescente

“Deja de pensar en el poema perfecto.

Déjate acunar.

Sigue escribiendo.

Que ya verás como poco a poco va llegando el día en el que verso tras verso se empezará a desnudar esa magia que llevas escondida.

Esa en la que no crees hace tanto tiempo.

Y no cuentes el tiempo si se acercan hasta tu boca esos labios con sabor a canela.

Solo bébetelos…

Solo sueña…

Solo deja que se rompan tus cadenas…

Deja que tu cabeza se vuelva loca…

Lo está deseando…

Que hoy la vida pone ante tus ojos sus licores,

y raro sería que lo hiciera mañana…

¡Bebe hasta que no quede ni gota!

¡Toca con tus propias manos la magia!

¡No imites a los mayores!

¡No dejes que los susurros de tus demonios consigan lo que quieren!

¡Arrugarte tu rostro!

Si el mundo no te comprende,

refúgiate en el bosque de las hadas,

que no está tan lejos como tú creías.

Lo tienes delante de tus ojos.

Nadie podrá doblegar jamás tu espíritu indomable.

Sé como el caballo desbocado cuando la sociedad te obligue a desbocarte.

Cuando sientas que te corre por las entrañas un fuego de color blanco puro,

no te lo pienses,

¡corre!

¡Es la vida que te llama para saborearla!

¡Tu música interior a la que no haces caso!

¡Esas montañas tan altas que te pasas la vida mirando!

¡Las mismas a las que nunca subes!

¡Escúchalas!

¡Gritan tu nombre!

Te dicen que eres el adolescente que nunca se fue.

Que con solo frotar la lámpara vuelve

para escribir versos en las paredes al amor y a la libertad.

El mismo que esta vez defenderá a muerte ese poema

que hace años no pudo terminar,

porque el profesor se lo arrancó de las manos, lo engurruñó y lo tiró a la papelera.

Sé como un niño.

Enamórate del mundo que te rodea.

Quiere…

Quiere…

Con el alma bien abierta.

Sé como un niño.

Enamórate del mundo que te rodea.

Quiere…

Quiere…

Con el alma bien abierta.

Sé como el indio.

Mientras te quede aliento sigue gastando putadas a los blancos que viene a arrebatarte tu tierra por la fuerza.

Sé como el poeta.

Ama, ama y ama.

Escribe, canta, sueña.

Déjate acunar por la música que suena.

Bébete las mieles del Paraíso.

Bébete a mi salud también las del Infierno.

¡Deja que ese corazoncito se ablande!

Que cuando el corazón está roto,

en realidad no está roto.

Solamente se ha endurecido.

¡Siéntelo ablandarse!

Cuando se ablanda con el tacto de una caricia,

cuando una mirada traviesa te mira,

y te excitas sin poder echar frenos…

Cuando se te clava como una flecha el hechizo de una palabra bonita…

Cuando el corazón se ablanda, amigo mío,

es cuando volvemos a estar vivos.

Un comentario en “El adolescente

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: